¡Permítase Ramarim!

Permítase involucrase y no tenga límite de sus elecciones, permitiéndose reír, llorar, aprender y evolucionar. Aproveche su vida y vuele alto, permitiéndose flrecer a nuevas ideas y nunca desistiendo de sus sueños. ¡Permítase amar, permítase Ramarim!